Parque nacional del Teide

Nunca después de bucear

Esta es una visita obligada si vas de viaje de buceo por Tenerife. Esta visita nunca debería hacerse en la misma jornada en la que practiques el submarinismo, ya que es una excursión a gran altura en la que se podría dar el caso de problemas causados por la diferencia tan grande entre la presión que hemos soportado durante la inmersión en nuestro cuerpo y la diferencia tan grande al ascender a tal altura.

El Teide

El Teide (en guanche y originalmente, Echeyde o Echeide) es un volcán situado en la isla de Tenerife (Islas Canarias, España). Con una altitud de 3.718 metros sobre el nivel del mar y 7.500 metros sobre el lecho oceánico, es el pico más alto de España, el de cualquier tierra emergida del Océano Atlántico y el tercer mayor volcán de la Tierra desde su base en el lecho oceánico, después del Mauna Kea y el Mauna Loa, ambos en la isla de Hawái. La altitud del Teide convierte además a la isla de Tenerife en la décima isla más alta de todo el mundo.
El Teide forma parte del Parque Nacional del Teide, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el 28 de junio de 2007 en Christchurch (Nueva Zelanda). Es además un espacio natural protegido en la categoría de Monumento Natural que encierra el complejo volcánico Teide-Pico Viejo, un gran estratovolcán de tipo vesubiano que aún se mantiene activo a tenor de las erupciones históricas ocurridas no hace demasiado tiempo (la última, la de Narices del Teide, en 1798) y las fumarolas que emite regularmente desde su cráter.
En la actualidad el Teide es considerado el monumento natural más emblemático del Archipiélago Canario. También es un gran atractivo turístico que cada año atrae a millones de personas de diferentes lugares del mundo, de hecho el Parque Nacional del Teide es el Parque Nacional más visitado de España con 3.142.148 visitantes en 2007. Además es el parque nacional más visitado de Europa y el segundo parque nacional más visitado del mundo.

Origen del nombre del volcán

Echeide o Echeyde es el nombre que daban los aborígenes guanches al Teide. Según transmitieron la mayoría de los cronistas, los guanches concebían a la montaña como el lugar que albergaba las fuerzas del mal, principalmente la figura maligna de Guayota. Incluso otros autores más recientes afirman que el Teide sería para los antiguos canarios una especie de Axis Mundi.
Los numerosos "escondrijos" hallados en la montaña con restos arqueológicos de instrumentos líticos y cerámicos han sido interpretados como depósitos rituales para contrarrestar la influencia de los genios maléficos, práctica recogida también en la Cabilia argelina.
Además, la relevancia e importancia que ha tenido y tiene el volcán radica en que incluso el nombre de la isla se debe al propio Teide. En la antigüedad los romanos denominaban a la isla Nivaria, por la nieve del volcán y, el nombre actual de la isla también guarda relación con el volcán, ya que fue puesto por los benahoaritas (aborígenes de La Palma) y su significado es "monte claro"

Localización del Teide

Está situado dentro del Parque Nacional del Teide en el centro geográfico de la isla de Tenerife y conforma un elemento muy emblemático, destacando sus características geomorfológicas específicas que definen su paisaje y lo convierten en el símbolo natural más emblemático de la isla de Tenerife y del Archipiélago Canario.
Con una extensión 3.606, hectáreas se halla dentro de los límites municipales de La Orotava, Santiago del Teide, Guía de Isora, Vilaflor de Chasna, Fasnia e Icod de los Vinos.

 

 

Medición de la altitud

Los marinos y viajeros que navegaron por las islas entre los siglos XV y XVIII, y que podían ver el pico desde 40 leguas, extendieron en Europa la idea de que podría ser la montaña más alta del mundo conocido. En aquellos tiempos la curiosidad no bastaba para organizar una costosa expedición que desvelara su altitud, sin embargo durante el siglo XVIII, por motivos políticos y cartográficos, Francia organizó varias expediciones científicas a Canarias que culminaron con la determinación de la altitud del Teide y la confección del primer mapa preciso de Canarias.
En su viaje a Tenerife, el sacerdote y cartógrafo Louis Éconches Feuillée midió el Teide desde la playa del Puerto de la Cruz con un sólo triángulo, y obtuvo una altitud errónea de 4.313 m. Probablemente la base del triángulo no estuviera bien nivelada, además de ser demasiado pequeña. El informe que Feuillée realizó a su regreso nunca fue publicado completo y 1446 el diario La Caille publicaría un extracto del viaje añadiendo una fuerte crítica al método y a los datos de la medición.


Jean Charles de Borda mide el Teide. Óleo de Pierre Ozanne (1775-1776), Museo de Borda.
Medio siglo desde el viaje de Feuillée, Francia vuelve a enviar a otro científico, Jean Charles de Borda, quien, después de un primer intento fallido en 1771, conseguiría realizar, por fin en 1776, la primera triangulación precisa y fiable del Teide: 3.713 m de altitud. La medición resultó altamente fiable, tanto por los finos instrumentos con que obtuvieron los ángulos como por la medición de la base que se realizó con cadenas por dos equipos independientes.
Las mediciones de Borda y Feuillée, junto a otras realizadas en el siglo XVIII, aparecen comentadas en el capítulo tercero del "Viaje a las Islas Canarias" de Alexander von Humboldt (1799). En su relación podemos apreciar lo difícil que era medir en aquellos tiempos el Teide. A finales del XVIII, el método más preciso para medir una montaña era el de las triangulaciones terrestres. Cuando Humboldt estudió las mediciones del Teide realizadas a lo largo del siglo XVIII, no dudó en afirmar que: "Debemos a Borda el conocer la verdadera elevación del volcán de Tenerife".


Las útimas mediciones efectuadas a finales del siglo XX han revelado que el Teide ha crecido unos pocos metros en los últimos años. En los años 70 se estimó que la altitud real del Teide era de 3.715 metros sobre el nivel del mar, sin embargo según datos revelados más recientemente por el Instituto Geográfico Nacional, el Teide tiene actualmente una altitud de 3.718 metros15 sobre el nivel del mar y 7.500 metros sobre el lecho oceánico.


Por esta razón el Teide es no solo la máxima elevación del territorio español y de cualquier territorio insular del Océano Atlántico, sino que también es el tercer volcán más alto del mundo si lo medimos desde su base, situada en las profundidades del lecho oceánico. En esta categoría preceden al Teide los volcanes hawaiianos; Mauna Kea (10.203 metros sobre el lecho oceánico) y el Mauna Loa (más de 9.000 metros de altura sobre el fondo marino).16 Tenerife en una de las islas más altas del mundo, concretamente es la décima isla más alta de todo el mundo.

Historia

A lo largo de los siglos el Teide ha sido mencionado y admirado por diversas culturas y en diferentes épocas como elemento centralizador y símbólico de la isla de Tenerife y del resto del archipiélago, entre ellos;
[editar]Época y mitología guanche


Pan de Azúcar, el cono final del Teide. Según el mito, Achamán encerró con este cono a Guayota en la montaña.
El Teide era un volcán considerado sagrado desde la antigüedad y que tenía reministencias mitológicas, como el Monte Olimpo en Grecia. Para los aborígenes guanches este volcán era sagrado y recibía el nombre de «Echeyde» que, después de una castellanización, derivó en el nombre actual, que significaba «infierno».


Según sus creencias en él vivía Guayota, el demonio del mal. Según la leyenda, Guayota secuestró al dios Magec (dios de la luz y el sol), y lo llevó consigo al interior del Teide, sumiendo a todo el mundo en la oscuridad. Los guanches pidieron clemencia a Achamán, su dios supremo. Tras una encarnizada lucha, Achamán consiguió derrotar a Guayota, sacar a Magec de las entrañas de Echeyde y taponar el cráter con Guayota en su interior. Dicen que el tapón que puso Achamán es el llamado Pan de Azúcar, el último cono, de color blanquecino, que corona el Teide.


El Teide se recubrió de un carácter demoníaco en la cosmogonía guanche no solo de la isla de Tenerife, sino del resto del archipiélago. Según el actual escritor Antonio Tejera Gaspar, existen determinadas manifestaciones religiosas en La Gomera, El Hierro, La Palma y Gran Canaria que tienen como referencia al Teide. A pesar de las diversas leyendas y supersticiones, los aborígenes guanches convivieron con el Teide y se convirtió en parte inseparable y fundamental de su cultura. El demonio Guayota comparte rasgos similares a otras deidades malignas habitantes de volcanes, tal es el caso de la diosa Pelé de la Mitología hawaiana, que vivía en el volcán Klauea y que era considerada por los nativos hawaianos como la responsable de las erupciones del volcán.

Formación

Se tiene constancia de erupciones antiguas (hace unos 150.000 años) que marcaron el relieve actual de toda la isla. Por entonces se alzaba un volcán todavía mayor que el Teide. Se manejan dos hipótesis para la desaparición de este pico. La primera, que este pico se fraccionó y se deslizó hasta el mar por el norte de Tenerife. La otra hipótesis se explica mediante un colapso gravitatorio de todo el edificio vulcanológico que provocó su hundimiento. En ambos casos, se formaron las llamadas Cañadas del Teide. Gracias a nuevas erupciones se elevó el volcán que vemos en la actualidad.


El desarrollo de la isla de Tenerife es análogo a la formación de otras islas oceánicas. Los inicios de la formación de la isla de Tenerife, se produjeron a través de tres directrices estructurales (noreste-suroeste, noroeste-sureste y norte-sur) en el basamento oceánico.


A través de estas fracturas comenzaron las primeras erupciones submarinas hace 10 millones de años. Estas erupciones submarinas produjeron una acumulación de coladas de tipo de lava almohadillada que elevaron el conjunto desde el fondo oceánico hasta el nivel del mar.

Geología

Básicamente está constituido por materiales de tipo basálticos, pero en superficie, predominan los sálicos más evolucionados como traquitas y fonolitas. Presentan, típicamente, más abundancia en Pico Viejo y en los domos satélites que se disponen en la base del Teide, como Montaña Majúa o Montaña Blanca, responsables en gran medida de muchos depósitos piroclásticos de piedra pómez o "zahorra".
El Teide ha actuado desde antaño como una importante fuente de materias primas para los tinerfeños. En primer lugar los guanches apreciaban la obsidiana con el fin de fabricar armas cortantes, y posteriormente y, hasta hace no demasiadas décadas, se obtenía hielo de algunas cuevas o grutas y se extraía azufre del cráter.
Como ocurre con otros grandes monumentos naturales del mundo, como por ejemplo el monte Uluru en Australia, el Teide debido a su composición cuando no está nevado cambia su color y su aspecto dependiendo del lugar desde el que llegue la luz solar. Destaca el rojo intenso al atardecer y diferentes tonalidades que adquiere durante el resto del día (beis, gris e incluso azulado entre otros)

Atracción turística y simbolismo

El Teide, fue en 2008 el Parque Nacional más visitado de los cuatro con los que cuentan las Islas Canarias con un total de 2,8 millones de visitantes, según datos del Instituto Canario de Estadística (ISTAC) siendo además el Parque Nacional más visitado de España.72 Según los datos correspondientes al año 2004, con 3,5 millones de visitas anuales, es el paraje volcánico que más visitas recibe del mundo, sólo superado por el monte Fuji, en Japón.
En el mismo Teide se encuentra el Refugio de Montaña de Altavista y un teleférico que asciende desde su falda a unos 2.350 m hasta La Rambleta, a unos 3.555 m, en muy pocos minutos. El ascenso a pie hasta la cima está prohibido, aunque se puede obtener un permiso especial en las oficinas del Parque Nacional en Santa Cruz de Tenerife.


El Teide es el símbolo principal de la isla de Tenerife y el monumento natural más emblemático del Archipiélago Canario. La imagen del Teide aparece en el centro del escudo heráldico de la isla de Tenerife escupiendo fuego, sobre el volcán aparece San Miguel Arcángel (santo patrono de Tenerife). Además la imagen del Teide ha sido ampliamente representada a lo largo de la historia, desde los primeros grabados hechos por los conquistadores europeos, hasta en objetos típicos de artesanía canaria, en el reverso de los billetes de mil pesetas españolas, en actuales pinturas al óleo y postales.

 

R E G R E S A R